Categories

RENOVACIÓN URBANA

Un espejo que rinde homenaje a la ciudad

Mientras el BD Bacatá se levantaba como la obra arquitectónica que cambiaría la cara de uno de los sectores más transitados del centro de Bogotá, una obra de arte iluminó la misma zona por varios meses. Se trató de un mural de Miguel Olivares hecho por iniciativa de BD Promotores Colombia para cambiar el panorama gris y naranja del cerramiento de la construcción.

En palabras de Olivares, la obra sirvió como un espejo en el que las personas que transitaban a diario por la zona se veían reflejadas. “Cuando vi el muro que rodeaba la construcción del edificio, se trataba de una barrera que separaba a las personas y lo que busqué fue integrarlas, que fueran parte del proyecto. De allí surgió la idea de crear un espejo urbano, en el que se reflejaran las vivencias de quienes cada día recorren estas calles”, comenta el autor.

La propuesta de BD Promotores de quitar el aspecto agresivo del muro que rodea el edificio más alto de Colombia tuvo gran acogida por parte del artista, quien se encontró con un reto personal para que el arte se tomara la ciudad.El cerramiento sería un mural que agradeciera a la población por el espacio que le brinda a la majestuosa construcción y a su vez se desarrollaría una especie de homenaje a todos esos héroes anónimos que a diario trabajan, viven y respiran a Bogotá.

Desde el inicio, BD Promotores pensó en plasmar el realismo mágico del lugar, una idea que se materializó al entrar en contacto con el artista. Utilizando como lienzo el muro de más de 800 metros cuadrados que se alzaba sobre tres de las cuatro calles que rodean el rascacielos, Olivares empezó a plasmar lo que veía de Bogotá, quienes viven en la ciudad y la forma en la que se relacionan con la capital. También se creó una galería urbana: un espacio ideal para convertir el lugar, “más que en un mural, en un espejo que integrara el capital humano que rodea la construcción y hacerlo parte de la obra”, en palabras de Olivares.

Las imágenes que acompañaron a los transeúntes del centro de Bogotá por varios meses fueron construidas con recursos que las hacen únicas: materiales reciclados de la obra y material reciclado de BD Promotores como afiches y volantes, pedazos de lata o trozos de papel que fueron intervenidos con impresiones digitales, todo con terminados en pintura al óleo y resina para prevenir los daños de la humedad sobre la obra. Todas las partes del mural se hicieron sobre una imagen del mapa de Bogotá, el corazón de la obra.

En total la obra se dividió en cuatro: tres murales, cada uno hacia las calles 19 y 20 y la carrera 5ª, y la galería urbana, que es un reflejo de la ciudad en la ciudad. En ella el arte se toma la cotidianidad de la urbe y eso fue lo que quedó plasmado en la creación.

Una obra que es mucho más que arte

El mural desde su concepción fue una obra incluyente. Por esa razón BD Promotores Colombia decide donar la creación a la Fundación Bacatá para recaudar fondos y seguir retribuyendo al país, en nuestro compromiso con la sociedad. La obra, que se pensaba efímera, ahora es una expresión inmortal a través de la cual es posible contribuir al desarrollo de las comunidades más vulnerables.

La Fundación lleva varios años ayudando a diferentes grupos de personas bajo sus líneas de acción. Encontramos, por ejemplo, que podíamos disminuir la cifra de deserción escolar entregando subsidios para alimentación, transporte y materiales a más de 170 estudiantes que han sobresalido en su desempeño escolar. El grupo más importante de beneficiarios de la Fundación, sin embargo, son los niños de Bogotá, Cartagena y Barranquilla, estas últimas ciudades a donde hemos entrado con la iniciativa en nuestro deseo de construir un mejor país.

Aunque por ahora solo están contempladas para la restauración las creaciones de uno de los tres murales, en total podrían salir cerca de 10.000 piezas diferentes de arte de todo el cerramiento. Se trata de muestras del realismo mágico que, en palabras del artista, “hace referencia a la forma en la que los colombianos integran la realidad con las emociones y los sueños. En Europa somos más pragmáticos, en Colombia el mundo se entiende de manera diferente, con un matiz que lo hace único en el mundo”.

Hacer de la Fundación una organización sostenible es apostarle también a los proyectos de comunidades vulnerables en La Candelaria y Santa Fe. Es entender que juntos construimos un mejor país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *