Categories

INVERSIÓN · MEGA PROYECTOS

Conoce cómo invertir en un megaproyecto con poco capital

Ahora es posible invertir en proyectos inmobiliarios de gran magnitud sin importar la capacidad adquisitiva a través de la figura de los derechos fiduciarios.

¿Sabías que con el capital necesario para comprar un carro de gama media podrías ser dueño de una parte de un proyecto inmobiliario? Así es. El negocio de inversión en finca raíz ya no consiste simplemente en adquirir un apartamento o casa y arrendarlo, sino que ahora a través de la figura de los derechos fiduciarios tú puedes ser dueño de una fracción de un proyecto hotelero, un centro comercial, un centro empresarial o una edificación multiusos y beneficiarte de la rentabilidad del inmueble sin necesidad de invertir una cantidad elevada de dinero. (Te puede interesar: Derechos fiduciarios para dummies)

¿Cómo funciona?

Un derecho fiduciario es una figura que permite al inversionista obtener una participación en proyectos inmobiliarios de gran envergadura de manera segura y legal.

El valor de cada derecho fiduciario depende de las condiciones específicas del proyecto inmobiliario y el promotor, por lo general oscila entre el 10% y el 20% de su valor total y su excedente puede pagarse en 24 o 36 cuotas mensuales según el acuerdo adquirido. De esta forma, no es necesario que cuentes con la totalidad del dinero para invertir en el proyecto. Además, gracias a que tu capital es administrado por una fiduciaria, vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia, tu inversión tiene un nivel adicional de protección y seguridad.

Cuando se alcanza el punto de equilibrio, es decir, cuando se alcanza la cifra necesaria para garantizar la construcción y terminación del proyecto, la fiduciaria entrega el capital a los promotores del proyecto de finca raíz para que inicien o continúen las obras. Una vez la propiedad (que puede ser un hotel, un centro comercial o un edificio de oficinas, entre otros) entre en funcionamiento, recibes un pago mensual producto de la rentabilidad del Fidi, la cual depende de la explotación del inmueble. Por ejemplo, si compras derechos fiduciarios en un hotel, la rentabilidad depende del número de noches al año en que se renten las habitaciones y el precio que se cobre por noche, menos los gastos de operación. (También puedes leer: 10 razones por las que debes invertir en el BD Bacatá)

¿Por qué vale la pena tener un derecho fiduciario?

Además de ser una inversión más segura y rentable que la bolsa de valores, los derechos fiduciarios son una buena alternativa de inversión porque:

  • Te dan la posibilidad de participar en proyectos inmobiliarios de gran envergadura como hoteles de lujo, torres de oficinas, centros comerciales y construcciones multipropósito que responden a varios tipos de demanda, sin necesidad de tener un gran capital.
  • Si adquieres derechos fiduciarios en el sector hotelero tu inversión está exenta del pago de impuestos de renta durante 30 años, siempre y cuando la construcción se haya terminado antes del año 2017.
  • Evitas trámites como la transferencia de bienes inmobiliarios y el pago de servicios, impuestos y reparaciones gracias a que eres partícipe del inmueble pero existe una entidad encargada de la administración del mismo.

Tradicionalmente las inversiones en grandes proyectos inmobiliarios estaban reservadas para personas con un gran músculo financiero. Sin embargo, gracias al modelo de los derechos fiduciarios la inversión en finca raíz se ha democratizado, permitiendo que cualquier colombiano pueda invertir capital en el sector de la construcción sin necesidad de tener una gran capacidad adquisitiva. Contáctanos y recibe gratis una asesoría personalizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *